Bastones de polenta al horno

En el blog puedes encontrar diferentes recetas con polenta: polenta cremosa, porridge de polenta y pudín de polenta con manzana y papaya. Hoy te traigo otra elaboración con este cereal.

Se trata de unos deliciosos bastoncillos que son ideales para tomar como aperitivo y pueden venirte genial ahora que se acercan las celebraciones navideñas. Además de ser una receta muy sencilla, estoy convencida que van a gustar tanto a mayores como a pequeños.

Para acompañarlos nada mejor que una salsa barbacoa. La hago con una base de salsa de tomate casera a la que le añado concentrado de manzana, vinagre de módena, un poquito de romero seco y aceite de oliva. Aunque puedes usar tu salsa de tomate preferida.

Bastones de polenta

Para evitar que se formen grumos cuando se prepara la polenta, hay que añadirla cuando el agua o caldo está hirviendo. Además hay que agregarla en forma de lluvia y remover constantemente.

Está es una versión healthy ya que los bastoncillos se cocinan al horno, sin necesidad de frituras. A estos bastoncillos antes de meterlos al horno les añado orégano seco que le da un sabor delicioso.

En fin espero que te animes a hacer la receta y me cuentes.

Bastones de polenta al horno
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
 
Ingredientes
  • 250 gr de polenta instantánea
  • 1 litro de agua o caldo
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva
  • Orégano seco
  • Salsa de tomate (opcional)
Instrucciones
  1. Pon a hervir el agua o caldo y añade sal al gusto. Cuando hierva baja el fuego a medio bajo y ve añadiendo poco a poco la polenta a la vez que vas removiendo, evitando que no queden grumos.
  2. Ve removiendo hasta que espese. Luego viértela en un molde rectangular y extiéndela bien. Para que quede más lisa puedes ponerle un trozo de papel de hornear y pasar un mini rodillo por encima.
  3. Pon el horno a precalentar a 220 ºC.
  4. Cuando el molde con la polenta ya no esté tan caliente, tápalo bien con papel de cocina transparente y déjalo en la nevera hasta que esté bien compacta. Luego desmolda y corta los bastoncitos de polenta.
  5. Pon papel de horno en la bandeja de horno y reparte los bastoncitos. Añade por encima sal, un poquito de aceite y orégano seco.
  6. Deja hornear 15 minutos o hasta que estén doraditos.
Notas
La cantidad de agua puede variar. Consulta la cantidad necesaria que indica el fabricante.

La polenta la puedes guardar bien tapada con papal transparente en la nevera unos 2 o 3 días.

Si te sobra otra opción es cortarla en rectángulos no muy gruesos. Hornearla un poquito y añadirle encima pesto y verduras horneadas. O bien hornearla con tomate y queso como si fuera una pizza.

No te pierdas ninguna de las recetas. ¡Apúntate a la lista!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter