Croquetas de lentejas rojas y quinoa

Croquetas de lentejas rojas y quinoa

En la despensa de casa tenía bastantes lentejas rojas. Así que me propuse utilizarlas en nuevas recetas. Como en estas croquetas de quinoa y lentejas rojas que han sido todo un éxito.

Me encanta utilizar las lentejas rojas porque están riquísimas y sobre todo son muy rápidas de cocinar. Las suelo utilizar en purés, estofados y ahora también en croquetas. ¡Ah!, y hoy he preparado con ellas una bolognesa increible que espero poder compartir en breve.

Croquetas de lentejas rojas y quinoa

Algunos de los ingredientes que necesitarás para elaborarlas son: lentejas, quinoa, harina y pan rallado. También le he añadido perejil, y especies: pimentón dulce, pimentón picante, comino molido… Aunque puedes adaptarlas a tus gustos.

Encima, son super fáciles de preparar. Con estas cantidades salen unas 29-30 croquetas. A nosotros nos gusta acompañarlas de una salsa de tomate casera.

Croquetas de lentejas rojas y quinoa
Autor: 
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Raciones: 29-30
 
Ingredientes
  • ½ taza de lentejas rojas
  • ½ taza de quinoa
  • 2 tazas de agua
  • Una cebolla grande
  • 3 cucharadas de harina de trigo sarraceno
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • ¾ cucharadita de pimentón dulce
  • ½ cucharadita de ajo en polvo (opcional)
  • Una pizca de pimentón picante
  • 2 a 3 cucharadas de perejil fresco picado
  • Sal al gusto
  • Aceite para freir
Para el rebozado:
  • Pan rallado
  • Leche animal o vegetal
Instrucciones
  1. Lava la quinoa y ponla en una olla junto con las lentejas rojas. Añade las dos tazas de agua y cuando empiece a hervir baja el fuego al mínimo. Deja hacer de 20 a 25 minutos o hasta que haya absorvido toda el agua. Deja enfriar.
  2. Pela y pica la cebolla. Rehoga la cebolla con un poco de aceite en una sartén hasta que esté transparente.
  3. Mezcla en un bol las lentejas, quinoa, la cebolla (bien escurrida) con las especies, el perejil, sal al gusto y la harina. Mecla bien con las manos y deja enfriar en la nevera.
  4. Una vez fría coge porciones y ve amasándolas con las manos. Básicamente tienes que ir apretando bien la bolita con las manos para que quede bien prieta.
  5. Luego pásala por leche y pan rallado. Fríe con abundante aceite caliente.
  6. Utiliza un papel de cocina para quitar el exceso de aceite.
Notas
Están deliciosas acompañadas de salsa de tomate casera

No te pierdas ninguna de las recetas. ¡Apúntate a la lista!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on Twitter